Image

El BioNeuroCoach como acompañante. Parte 1


En base a nuestra experiencia profesional y personal, nos cuestionamos si cuando ocurre un malestar significativo para las personas, ellas encuentran el acompañamiento adecuado y el entorno seguro para transitar su sanación e integrar esta experiencia de forma natural, favoreciendo así la recuperación del mismo y el que pueda continuar con su vida aumentando su conciencia.
 
BioNeuroCoach Un entorno seguro para el consultante es aquel entorno protector, en el cual se cuenta con personas que puedan acompañarle a recorrer este camino de forma cálida, sensible, abierta y que están disponibles para sostenerlos durante los instantes en que se expresa con dolor, enojo, tristeza, desesperación, sin reaccionar de forma negativa (miedo, enojo) ante estas emociones; aquellos que le permite tomarse un tiempo para sentir y procesar esas emociones y que pueden tener la sensibilidad de saber cuándo es el momento de favorecer pequeñas distracciones que alivien el sufrimiento y cuándo es momento de apoyar y facilitar los momentos de conexión profunda con el dolor para trascenderlo.

Llegamos a la conclusión de que muchas personas se lamentan del fracaso del facilitador a la hora de acompañarlas en el camino de la transformación y que el acompañante o el terapeuta es incapaz de detectar las necesidades relacionales, es decir, aquellas que deben atenderse para que la relación de apoyo sea de sostenimiento y la persona que vive un dolor pueda avanzar en su proceso de recuperación.

Es esta inquietud la que nos llevó a hacer una revisión sobre el tema del acompañamiento.

Los seres humanos pasamos durante el transcurso de nuestra vida intentando dar explicación y sentido al hecho del sufrimiento, desde la antigüedad, ha sido objeto de estudio. El hombre ha dado múltiples interpretaciones a este hecho y en la actualidad se ha preocupado por prolongar la vida y el bienestar, investigando sobre el funcionamiento humano.

Desde la biología, medicina, psicología, pasando por la filosofía y la religión, el hombre quiere encontrar respuestas ante el sufrimiento.
Pero ¿cómo llegar a vivir sin sufrir ni angustiarse ante lo desconocido?

La única forma que existe es viviendo todos y cada uno de los instantes que se presentan durante el transcurso de la vida. Es dando sentido a estos momentos que se puede disfrutar de la misma aprendiendo a vivir tranquilos, serenos, en plenitud, porque se han exprimido con conciencia, con disfrute, con alegría y quizá también con dolor o tristeza.

Para que el ser humano viva plenamente el aquí y ahora, necesita de un acompañamiento seguro y de una o varias personas que le proporcionen un entorno confiable donde pueda aclarar las emociones y los sentimientos que está experimentando, ya sea en el vivir cotidiano o en el caso de una enfermedad, frustración o impacto emocional.

Si se quiere ser congruente e íntegro en la vida, es necesario conocer y comprender lo que sucede en el ámbito emocional-personal, para después poder trabajar en ámbitos como el BioNeuroCoaching en donde para dar acompañamiento, la emoción y el sentimiento de la persona que necesita de ayuda cobran importancia.
Nada de lo que surge de nuestra expresión natural es peligroso o dañino. Somos una integración de sensaciones, sentimientos, pensamientos y conductas, somos seres bio-psico-socio-espirituales. Los seres humanos funcionamos de manera holística, totalizadora. Todo en nosotros se da al mismo tiempo aunque no todo se manifiesta de la misma manera y con la misma obviedad. Necesitamos incrementar nuestro autoconocimiento a través de una reflexión fundamentada en nuestra propia experiencia.

Por lo cual para desarrollar este documento tomaremos como referencia un modelo integrativo-relacional, el cual clarificará los términos de sensaciones, emociones, sentimientos, así como necesidades relacionales y entorno seguro para posteriormente definir qué es el acompañamiento, actitudes y herramientas que el BioNeuroCoach debe desarrollar como la comprensión empática, la escucha activa y el arte de realizar preguntas. Estos temas se abordan con la finalidad de entender, de forma precisa, lo que es un acompañamiento en BioNeuroCoaching para el ser humano que ha tenido o está teniendo un dolor significativo y quien se encuentra en un proceso emocional específico y perturbador, que requiere de otro ser humano que le ayude a recorrer este ”camino de vida” para salir fortalecido.

Se debe estar conciente que el acompañamiento es un proceso, por lo tanto, requiere de tiempo, confianza, paciencia, amor, conocimiento sobre emociones, sentimientos y muchas otras cualidades y habilidades por parte del BioNeuroCoach para que la persona recobre el bienestar, la esperanza y dé nuevo significado a su vida. 

Si el acompañamiento es realizado tomando en cuenta a la persona en cada una de las esferas que lo componen (física, emocional, psicológica, social, espiritual, inserta en actividades productivas o económicas, religiosas, etc.) se podrá lograr el objetivo del BioNeuroCoaching: El desarrollo integral del Ser Humano (físico, mental, emocional, espiritual y accionar), su Bienestar y Efectividad.   

Queda subrayada la importancia de aceptar a la persona tal cual es; no juzgar situaciones, emociones, pensamientos, emociones, acciones o actitudes; dar el tiempo necesario a la persona para expresarse y vivir las diferentes etapas de su proceso; la necesidad de empatizar con el otro, poner en suspenso por parte del BioNeuroCoach sus pensamientos, emociones, etc., para poder centrarse en la persona que acompaña; poner atención en lo que ésta dice con el lenguaje hablado pero también con lo que dice a través de los gestos, movimientos, pues éstos son un reflejo preciso y veraz de los sentimientos y emociones del consultante; evitar el dar consejos, decir qué debe hacer, dar soluciones; y por último, respetar profundamente al ser humano que está pasando por esta situación y ser cálidos y amables, pues el BioNeuroCoach tiene ante sí mismo a un ser humano como él, en busca de sentido de vida y de trascendencia.


Volver al índice
   

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -